Bienvenidos

dimarts, 7 de maig de 2013




Me gustaría compartir un cuento escrito por MARCOS MARIN TORTAJADA de 8 años de edad y alumno de nuestra escuela de Ajedres Francesh Vicent". QUE GANE EL MEJOR... es un cuento que transmite valores como la superación,la igualdad, el compartir nuestros problemas...etc. debemos aprender todos, grandes y pequeños del mensaje que quiere transmitir.Marcos ha quedado tercero en el XXXV CERTAMEN LITERARIO COMARCAL. Mucha suerte y FELICIDADES A ÉL Y A SUS PADRES.!!!

En una ciudad llamada Segorbe vivía Marcos, un niño de ocho años, rubio y con los ojos de un verde agrisado. Le gustaba mucho ir al colegio a estudiar y a ver a sus amigos, pintar, hacer karate, jugar al tenis e ir a ajedrez Marcos iba contento a todas las actividades y se lo pasaba genial. Los miércoles iba a ajedrez desde que tenía cuatro años. Un día le dijo a su mamá que ya no quería ir a ajedrez. A su mamá le extrañó porque conocía a su hijo y sabía que algo estaba pasando allí. Por la noche Marcos y su mamá se sentaron en la cama a hablar:
- ¿Qué pasa cariño?, le preguntó su mamá.
- El profesor me ha puesto en el nivel más alto y ahora voy con un grupo de niños más mayores que yo. Algunos me dicen cosas que no me gustan y además y siempre me ganan. Contó Marcos a su mamá.
Su mama le dio un abrazo y le explico que lo importante es participar, aprender y disfrutar de las cosas, aunque no se gane siempre. Que todos los del grupo somos iguales y tenemos que ser amigos.

Esa noche Marcos soñó que era un Peón negro y vivía en un tablero de ajedrez. Allí todas las piezas eran amigas y eso que eran de diferente color, forma y a veces se comían unas a otras. Algunos, como las Damas, las Torres y los Alfiles eran muy fuertes y tenían mucho poder. Los Peones eran los más débiles pero ellos sabían que eran piezas muy importantes del tablero. También vivían allí los Caballos y el Rey.
Marcos se hizo amigo de un Caballo negro llamado Chocolate, que siempre le protegía cuando alguna pieza blanca quería comérselo. Un día muy soleado, jugaron una partida y gracias al Peón Marcos, que consiguió llegar hasta la meta y convertirse en una Dama, las piezas blancas no pudieron conquistar al Rey negro.
Marcos se despertó, se acordó de Chocolate y pensó que era verdad lo que le había dicho su mamá. El mundo es como un tablero de ajedrez. Vivimos personas de diferente color y algunos tienen más poder y fuerza que otros.
Marcos pensó: Ojalá todos soñaran lo mismo que yo, conocieran a alguien como Chocolate y se dieran cuenta de que todos somos iguales. Nadie es mejor que otros, sólo tenemos que esforzarnos y…
¡QUE GANE EL MEJOR!
Migue Malo Quiros"Escuela de Ajedrez Francesch Vicent de Segorbe

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada